961 597 490
Carrito 0
Abono mineral NPK 15-15-15

Abono mineral NPK 15-15-15

€18.50

El Abono 15-15-15 es un fertilizante muy completo que permite tener una fuente óptima de los tres macro nutrientes primarios N-P-K, mejorando la calidad de algunas hortalizas de hoja y ornamentales.

Abono mineral de alta calidad indicado para multitud de cultivos. Se utiliza principalmente cuando se busca satisfacer las necesidades nutritivas de la planta de forma equilibrada. El abono mineral 15-15-15 de Projar contiene nitrógeno, fósforo y potasio.

Se utiliza en todo tipo de cultivos en general. Favorece el desarrollo radicular, el crecimiento de fruto o el desarrollo vigoroso de la planta verde.

COMPOSICIÓN DEL ABONO MINERAL TRIPLE 15

 

PAPEL NUTRICIONAL DEL ABONO 15-15-15

NITRÓGENO

El nitrógeno en las plantas es necesario para la síntesis de la clorofila: como parte de la molécula de clorofila, está involucrado en el proceso de la fotosíntesis. El nitrógeno es directamente responsable del aumento de contenido proteico en las plantas. Cantidades adecuadas de Nitrógeno producen hojas de color verde oscuro por su alta concentración de clorofila y esta participa en el proceso de conversión del Carbono, Hidrógeno y Oxígeno en azúcares simples que serán utilizados en el crecimiento y desarrollo de la planta. Debe estar en cantidades suficientes para facilitar la absorción de nutrientes.

SEÑALES DE DEFICIENCIA DE NITRÓGENO

  • La planta está verde pálido.
  • Las hojas más bajas se muestran amarillentas y marrones.
  • Los síntomas aparecen primero en las hojas más viejas y se extienden a toda la planta.

FÓSFORO

El fósforo es esencial para el crecimiento de las plantas porque desempeña un papel importante en la fotosíntesis, la respiración, el almacenamiento y transferencia de energía, y en la división y el crecimiento celular. Captura la luz  y la convierte en componentes esenciales para la planta. Promueve desarrollo de las raíces, mejora la calidad de la fruta, del follaje de las hortalizas, de los granos y es vital para la formación de las semillas ya que está involucrado en la transferencia de las características genéticas de una generación a otra. Fortalece el tallo.

SEÑALES DE DEFICIENCIA DE FÓSFORO

  • La planta tiene una tonalidad oscura, rojiza o purpúrea.
  • Las hojas inferiores tienen un color amarillento a verde oscuro.
  • Los síntomas empiezan a aparecer por las hojas más viejas pero se extienden a toda la planta.

POTASIO

Es fundamental en el proceso de la fotosíntesis porque mejora la acción de las enzimas. Es esencial para la síntesis de proteínas, determinante en la descomposición de carbohidratos y por tanto en proveer energía para el crecimiento de la planta. Esto hace que mantenga la vigorosidad de la planta y le proporciona mayor resistencia al ataque de enfermedades o condiciones climáticas extremas, además de aumentar la capacidad de formación y carga de frutos. Contribuye al desarrollo radicular. Por otra parte le confiere una mayor capacidad de soportar condiciones de estrés por falta de agua, es determinante en la capacidad de los estomas de abrir y cerrar cuando la planta está sometida a condiciones de sequía.

SEÑALES DE DEFICIENCIA DE POTASIO

  • Hojas marchitadas o quemadas.
  • Los bordes de las hojas están necrosados.
  • Los síntomas aparecen solo en las hojas más viejas.

COMPORTAMIENTO EN EL SUELO

Nitrógeno: Las plantas absorben la mayoría del Nitrógeno en forma de iones Amonio (NH+4) o Nitrato (NO-3) y en muy pequeña proporción lo obtienen de aminoácidos solubles en agua. Los cultivos absorben la mayor parte del Nitrógeno como nitratos, sin embargo estudios recientes demuestran que los cultivos usan cantidades importantes de Amonio estando éste presente en el suelo. En el proceso de Nitrificación al convertir (NH+ 4) en (NO– 3), se liberan iones H+, este proceso produce acidez en el suelo.

Fósforo: El P2O5 es un elemento que tiene muy poca movilidad en el suelo, y por consecuencia es un producto muy estable, por lo que las pérdidas por lixiviación son mínimas. Debido a esta característica del Fósforo, es determinante para su máximo aprovechamiento el método y la profundidad de aplicación dependiendo del cultivo, esto es colocarlo dentro del área de desarrollo radical y asegurar con ello la cercanía con el área de absorción de las raíces. El pH es un factor que influye enormemente sobre la solubilidad y disponibilidad del Fósforo, éste es más disponible en pH de 6 a 7.

Potasio: A pesar de que la mayoría de los suelos son ricos en Potasio (K), solo una mínima parte (2%) de éste es disponible para la planta. Existen dos formas de K disponible, una es el K en la solución del suelo (en agua del suelo) y el K intercambiable retenido en las arcillas y la materia orgánica del suelo en forma coloidal. Los coloides del suelo tienen cargas negativas (-) que atraen los cationes como el Potasio (K+). El Potasio es prácticamente inmóvil en el suelo, su movimiento hacia el sistema radical del cultivo es por difusión (a través de la película de agua que rodea las partículas del suelo). En suelos arenosos y orgánicos se puede lixiviar o percolar, los suelos arenosos tiene baja capacidad de retención de cationes por lo que el K intercambiable es menor.



Más de esta colección